Religión y Ocupación

Tau Divinity University, está autorizado por el Departamento de Educación de Florida, Comisión de Educación Independiente, Sección 1005.06 (1) (f), para otorgar títulos de Asociado, Licenciatura, Maestría y Doctorado.

En Isaías 40: 31 leemos "Aquellos que sirven al Señor, recobrarán sus fuerzas; se remontarán con alas de águila; podrán correr y no se cansarán: caminarán y no desfallecerán."

Cuando nos apegamos a Dios con un objetivo común, podemos hacer grandes cosas. El esfuerzo conjunto que hacemos para cumplir Sus mandamientos crea una relación espiritual digna de la Presencia y de la Morada de Dios en nuestras vidas.

La vida requiere que cada persona contribuya al trabajo desde su propio conjunto de habilidades. Cada persona tiene algo que ofrecer de sus propias habilidades vocacionales únicas.

La vida centrada en Dios no es solo una vida de rituales religiosos y estudio de las Escrituras. Dios nos alienta a todos a desarrollar nuestras propias habilidades vocacionales únicas para que podamos ser autosuficientes y contribuir al bien común de la comunidad. Pablo instruye a cada creyente a llevar una vida tranquila, atendiendo a su vocación, trabajando con sus manos para que pueda ganarse el respeto de los que están fuera de la comunidad y no depender de nadie. Él nos enseña a encontrar un campo de trabajo productivo para que tengamos los recursos adecuados para compartir con otros que puedan estar en necesidad. Estas pautas nos enseñan que ganarse la vida es parte de vivir centrado en Dios.

El estudio de la Biblia es excelente cuando se combina con una ocupación mundana porque el esfuerzo requerido por ambos mantiene el pecado fuera de la mente de una persona. Pero donde no hay una ocupación, el estudio de la Biblia quedaría sin la otra cara de la moneda. Que todos los que trabajan en la comunidad trabajen por el bien del Nombre del Cielo.

Según este punto de vista, una persona siempre debe combinar su búsqueda de la espiritualidad con la búsqueda de un ingreso. Concentrarse únicamente en asuntos religiosos podría ponernos fuera de equilibrio y eventualmente podría desviarnos de una sana productividad y de ser autosuficiente económicamente. En cambio, una persona debe considerar su trabajo como un deber religioso realizado por el bien del reino de los cielos. Pablo ilustró este principio en su propia vida apoyándose con su trabajo en la fabricación de tiendas de campaña.

El edificio del Tabernáculo ilustra bien el concepto de “hacer tiendas”. Los esfuerzos combinados del pueblo de Dios mientras trabajaban en todos sus respectivos campos resultaron en la construcción de la casa de Dios, como instruye la Torá.

No me han elegido ustedes a mí, sino que yo los he elegido a ustedes, y los he destinado para que vayan y den fruto, y que su fruto permanezca; de modo que todo lo que pidan al Padre en mi nombre se los lo conceda. (Juan 15, 16).

Santiago 3:13-17
¿Hay entre ustedes alguien verdaderamente sabio y entendido? Que demuestre su sabiduría con su buena conducta y con buenas obras hechas con humildad. El verdadero sabio no es orgulloso. Pero si ustedes están llenos de celos y rivalidad, no tienen por qué dárselas de sabios. Su orgullo es una mentira que oculta la verdad. Esa no es la clase de sabiduría que viene del cielo sino terrenal, producto de la mente; aunque en realidad viene del demonio. Por eso, donde hay celos y rivalidad, también hay desorden y toda clase de mal. Pero la sabiduría que viene del cielo es, ante todo, pura. También es pacífica, considerada y flexible. Además siempre es compasiva y produce una cosecha de bondad. Así mismo es justa y sincera.

..............................................

Para iniciar el Procedimiento de Admisión haga click sobre la siguiente  imagen: